En Venezuela las Tortugas de Carey son victimas de su belleza

t3

Son víctimas de su belleza, de culturas ancestrales y del mercado. La tortuga de Carey es una de las especies marinas que está en estado crítico de extinción pues son perseguidas, a escala mundial, por el valor de sus coloridas escamas y su caparazón. Venezuela no escapa de esta realidad.

“Esta especie —que se alimenta de esponjas marinas y de corales— se puede observar en al norte del municipio Guajira del Zulia; en la isla de Margarita y en el parque nacional Los Roques donde está una de las más altas densidades de esta especie en todo el mundo”, informó el biólogo Héctor Barrios, docente de la Universidad del Zulia (LUZ).

Detalló que aunque no se ha cuantificado, ni precisado el uso del carey en el país “es ampliamente conocido que los animales son asesinados sólo por el valor de su escama”, comentó Barrios, quien también funge como presidente del Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas del Golfo de Venezuela (Gttm-GV).

Estima, de manera personal, que más de mil tortugas mueren al año tras ser capturadas. “La venta del carey es ilegal, y cada kilo puede costar desde Bs. mil hasta l0 mil, sin embargo, el precio también depende del grosor de las escamas. Los principales puntos de venta están en Ríohacha y Maicao, en Colombia. Los vendedores usan sacos de fique para esconder el producto”, describió.

En Zulia, las escamas son vendidas en el mercado principal de Los Filúos. “En Maracaibo y El Moján ha descendido el tráfico de carey porque, ahora, los pescadores prefieren llevarlo a Maicao y venderlo en pesos”, informó Barrios.

Para el experto, el asesinato de estos animales han estado relacionado, siempre, con todas las culturas. “No es único de las costumbres de la etnia indígena, ésto se repite en todas partes del mundo”, añadió.

El presidente de la ONG llamada Movimiento Ambientalista No Gubernamental La Educación (Mangle), Nermith Torres, comentó que para la captura del animal existen intermediarios que se acercan a los pescadores y les ofrecen dinero. “A unos pescadores de Punta de Piedra, en la Costa Oriental del Lago, les ofrecieron Bs. mil por una tortuga que capturaron hace tres semanas”, relató el docente Nermith Torres.

Para los comerciantes, el lado provechoso de esta matanza proviene de los productos que pueden elaborar. Espuelas para gallos, adornos, dijes, pajuelas, ganchos para el cabello y hasta platos. “Muchas personas desconocen que esa tortugita que está en el billete de bs. 20 de la moneda venezolana está en peligro de extinguirse”, opinó Barrios.

Un “hacedor” de espuelas de concha de carey, quien prefirió no identificarse, explicó cómo se “procesa” al animal. “La tortuga se entierra durante varios días para que desprenda el caparazón.

Luego se sumerge en agua hirviendo para que se ablande y cuando esté suave se coloca sobre una tabla donde se estira el carey. Cuando enfría, se corta en pequeños pedazos que son usados para hacer espuelas ”, explicó.

En 10 años sólo se han rescatado 10 tortugas, en Zulia. Así lo informó el director estadal ambiental, Alberto Trujillo. “En nuestra región, el carey es usado para hacer espuelas de gallo y está prohibido. El Ministerio de Ambiente, a través de la coordinación de conservación ambiental conjuntamente con la Guardia Nacional, programa trabajos orientadores en relación con esta práctica”.

El biólogo Harold Molero, adscrito al Ministerio de Ambiente dijo que es difícil evitar la captura de esta especie marina”

Ana Carolina Morales | www.panorama.com.ve

El país sudamericano está enfocado en desarrollar su potencial energético a partir de fuentes renovables. Cerca del 41 % de la energía de este país se da gracias a la inserción de energías alternativas como las plantas eólicas. Leer Más

Un nuevo análisis de imágenes satelitales indica que la deforestación en la Amazonía peruana aumentó significativamente el año pasado. El país representa aproximadamente la octava parte de la cubierta forestal de la Amazonía y el cinco por ciento de la pérdida de bosques de la región. Leer Más

Los cambios climáticos amenazan seriamente con desaparecer hasta el año 2030 a glaciares tropicales andinos en Bolivia que están por debajo de los 5.400 metros de altitud, según dos estudios de la Organización No Gubernamental (ONG) Reacción Climática y la privada Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema). Leer Más

Both comments and pings are currently closed.

Comments are closed.